Vittorio Arrigoni

dae

VITTORIO ARRIGONI

Vestido con un chaleco de paramédico palestino, saltaba varias veces al día al interior de una ambulancia… Era el primero en salir del vehículo y ponerse a levantar cascotes, sacar fotos, ayudar a los heridos, animar a los familiares, llamar por teléfono a Italia para contar lo que sucedía, compartir tabaco con todo aquel que se lo pidiese y quejarse. Quejarse siempre y en alto. Vittorio y el miedo no congeniaban. Él nunca se agachaba cuando la explosión sonaba cerca, Vittorio tenía la voluntad de los persistentes. La honestidad de…