Cosechando Resistencia, sembrando Esperanza.

foto-7-nablus-brigaceit16

Crónicas de las Brigadas Unadikum a la campaña de la Aceituna 2016 en Cisjordania.

El pasado lunes 10 de Octubre se iniciaron las actividades de la primera Brigada Unadikum para apoyar a las comunidades palestinas en la foto4-nablus-brigaceit16cosecha de la Aceituna en Cisjordania. La finalidad principal de esta brigada ha sido cooperar con las familias palestinas en la cosecha de la aceituna en las áreas de Nablús y Hebrón, como zonas de actuación prioritarias, sus pueblos y aldeas.

La actividad fundamental ha sido ofrecer apoyo y acompañamiento a las familias campesinas durante las tareas de recogida de la aceituna. Esta tarea prioritaria, la hemos compaginado con otras actividades para el conocimiento de la realidad palestina: visitas a zonas concretas de especial opresión para la población palestina, reuniones con distintas organizaciones y sectores de la sociedad palestina para conocer sus formas de resistencia, o asistencia a las manifestaciones contra la ocupación israelí.

También hemos visitado lugares de riqueza histórica y cultural, como Jerusalén, Belén, Hebrón y otros, en las cuales hemos contado con el apoyo de guías locales.

AlQudsfoto1alquds-brigaceit16

Nuestra actividad empezó en AlQuds (Jerusalén), para aterrizar en el centro del conflicto y poder empezar a ubicar y visualizar la problemática.

Visitamos sus alrededores para observar las colonias sionistas que ilegalmente ocupan terreno palestino, según la línea verde (línea de armisticio, establecida en 1949). Y como el régimen de Israel continua con su proyecto de limpieza étnica.

Nos acompañó y explicó sobre la situación Sergio Yahni, que pertenece al Alternative Information Center, una organización mixta Israelí-Palestina dirigida a apoyar el movimiento de resistencia palestino.

Nablús

La Brigada consecutivamente nos dirigimos hacia el nordeste, a Nablús, recorrimos la Ciudad Antigua y conocimos un poco sobre su intensa historia. Este centro histórico fue muy castigado en la Segunda Intifada. Cada paso, cada recoveco y cada esquina narran hfoto2-alquds-brigaceit16istorias de sufrimiento, represión y muerte. Entre los años de la Segunda Intifada se calculan más de  500 muertos y 3.000 heridos palestinos, solo en la ciudad de Nablus. Y así nos lo contaron de primera mano Wajdi Yaeesh y Ali Nobani que coordinan Human Supporters Association, organización hermanada con Unadikum.

Los días siguientes la Brigada se dividió en varios grupos para empezar la cooperación para la recolecta en las aldeas de Burin, Duma, Qusra y Sarta. Allí colaboramos con las familias palestinas en la recogida de la aceituna.

Siempre la hospitalidad y la generosidad de las familias palestinas es infinita, y eso hizo el trabajo mucho más fácil. Además por suerte no sufrimos, ni presenciamos, ningún ataque por parte de los colonos ni del ejército israelí.foto3-nablus-brigaceit16

Aunque no hubo ataques en nuestros grupos de trabajo en la zona de Nablus, sí los hubo en aldeas cercanas, y es por ello que sentimos y consideramos que es imprescindible la solidaridad internacional, la cooperación y el apoyo a las familias y la denuncia de la violencia colona en Cisjordania.

También sentimos que hemos de ser muy cautelosos y saber dónde vamos a trabajar, ya que a veces puede que no sea totalmente necesaria nuestra ayuda a la cosecha y quede como un simple apoyo a los campesinos palestinos. Después de alguna mala experiencia, sentimos que el simple apoyo a los campesinos no es nuestra prioridad en las brigadas de la aceituna, consideramos que ha de haber una necesidad real delfoto-7-nablus-brigaceit16 apoyo internacional para la prevención de la violencia.

Después de unos días de trabajo en las aldeas, nos esperaba una visita muy especial  en el Social Development Center en Campo de Askar. Allí sus niños y niñas nos recibieron con un gran cariño e hicieron una representación hermosa de Dabka, el baile tradicional de Palestina.

Askar es uno de los tres Campos de Refugiados que integra la ciudad de Nablús, en este campo se calcula que viven unas 20.000 personas y existe desde 1950. Representa una vez más la expulsión y el exilio de los palefoto-6-nablus-brigaceit16stinos a causa de la limpieza étnica del régimen israelí y la imposibilidad de volver a sus tierras.

Después de un par de días más de trabajo en las aldeas, la Brigada de la Aceituna Unadikum dimos por terminada nuestra estancia en las aldeas de la zona de Nablus. Dirigiéndonos seguidamente a cubrir otros “puntos rojos”, que son las zonas y aldeas que más agresiones sufren por parte de los colonos israelíes. Salimos sin grandes altercados y felices de haber contribuido a facilitar a algunas familias la recogida de la aceituna.

Nos llevamos la experiencia y todo lo aprendido con estas familias sobre Palestina, su cultura, su generosidad, la gastronomía y sus formas de vivir. Y el conocimiento sobre la vida y el día a día en Palestina bajo la Ocupación y el régimen de Apartheid israelí.

Ramallah

foto-8-ramalah-brigaceit16Recordamos que el objetivo principal de esta brigada es la colaboración en la recogida de la aceituna en áreas bajo amenaza de agresión por colonos o ejército del régimen israelí. No obstante se reservaron unos días para mantener encuentros políticos imprescindibles dado que Unadikum es una organización que busca señalar la raíz política de la opresión y la ocupación que sufre el pueblo palestino.

Así fue que en Ramallah nos tomamos unos días de visitas a organizaciones y también para visitar algunos lugares de interés, como fue la visita al Museo de Mahmud Darwish. En árabe محمود درويش, fue considerado el poeta nacional palestino y uno de los más célebres literatos árabes contemporáneos, nacido cerca de Acre el 13 de marzo de 1941 y fallecido en Houston (Estados Unidos) el 9 de agosto de 2008.

En su trabajo, Palestina se convirtió en una metáfora de la pérdida del Edén, así como la angustia por el despojo y el exilio.

“Darwish es el respiro esencial del pueblo palestino, el testigo elocuente del exilio y la pertenencia…”

Entre otras organizaciones estuvimos con Stop The Wall, con sus representantes Jamal Juma y Salah Khawaja. Con ellos recorrimos los alrededores de Jerusalén y Qalandia, las últimas demoliciones de casas y expulsiones por el régimen israelí, las carreteras del apartheid que segregan y destruyen la actividad tradicional palestina. Incluso estuvimos  con las familias afectadas, en definitiva presenciamos la creación literal de un ficticio e ilegal estado superpuesto como el israelí sobre el pueblo palestino. Y como eso se observa en distintas colonias sionistas exuberantes que cortan, aplastan y entierran las vías de comunicación palestinas, destruyendo la actividad socio-económica y condenando con ello a la sociedad palestina a la marginalidad o conversión en refugiados mediante el exilio. Además el muro deja más de 400.000 persones sin trabajo y asimismo es una estrategia más de adhesión de tierras palestinas ya que el 87% del muro está dentro de Cisjordania.

El muro de la Vergüenza fue cfoto-9-ramalah-brigaceit16onstruido para “evitar que los palestinos suicidas entraran con bombas a Israel”. El Tribunal de la Haya declaró la ilegalidad del muro en 2004 y su desmantelamiento (cosa que Israel no solo no ha hecho sino que continúa con su construcción). La finalización del proyecto de construcción supone un muro de 723 km.

También la brigada se reunió con Omar Barghouti, uno de los líderes de la campaña palestina por el Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) a Israel. La coordinación de esta campaña mundial se realiza desde Palestina a través del Boycott National Committee desde hace once años y aglutina más de 160 organizaciones de base palestinas. En la reunión, además de repasar la historia del BDS con sus logros en aumento, nos agradeció profundamente el éxito que suponen los más de 60 ayuntamientos (en incremento constante) que en España ya están aprobando y aplicando resoluciones de ruptura con el régimen de Israel.

Junto a la felicitación, también unas recomendaciones fundamentales:foto-10-ramalah-brigaceit16
La primera, que las declaraciones de Boicot a Israel deben perfeccionarse al máximo y de forma permanente. De nada vale una declaración de un ayuntamiento que puede acabar por convertirse en una victoria para Israel en un tribunal superior y con propaganda de los medios de su lado en caso de tumbarla legalmente.
La segunda, los cinco criterios que deben aplicarse por las organizaciones BDS para decidir qué debe ser boicoteable y qué no, para evitar cierta propaganda sionista o incluso errores estratégicos.

Por último, sobre la cofoto-11-ramalah-brigaceit16municación. Debemos apropiarnos de su terminología y utilizar siempre la expresión “régimen israelí”. Y un llamamiento a que publicitemos nuestros éxitos en inglés. La trascendencia de cada boicot municipal no puede quedarse en un comunicado en castellano, catalán, etc. Debe traducirse todo lo que se haga para que se conozca fuera del estado español.

La Brigada también visitó la sede en Ramallah de Addameer.

Addameer, en árabe, significa consciencia. Es una organización que trabaja por los Derechos Humanos de l@s pres@s palestin@s.

Se establece en Jerusalén en 1992 por un grupo de activistas y defensores de los derechos humanos. Addameer ofrece apoyo a los presos y detenidos palestinos, aboga por los derechos de los presos políticos, y trabaja para poner fin a la tortura y la detención arbitraria (administrativa); y además garantizar un juicio justo a través del monitoreo, procedimientos legales y campañas de promoción.

Especialmente en Addameer nos explicaron cómo se vulneran los derechos de los y las prisioneras palestinas. Hay más de 7000 palestinos presos en las cárceles israelíes, 56 son mujeres.
Entre muchísimas otras el régimen de Israel aplica:
– Detenciones administrativas (sin cargos, proceso legal ni abogados). Hay más de 700 palestinos en estas condiciones.
– Tortura física y psicológica en las cárceles.
– Detenciones de menores, hay más de 350 niños y niñas en las prisiones israelíes.
– Traslado y dispersión ilegal de presos a territorio Israelí.foto-12-ramalah-brigaceit16

El régimen de Israel vulnera sistemáticamente el Derecho Internacional y los DDHH. Además se beneficia y enriquece gracias a la ocupación que ejerce sobre la población palestina, y con ello incluye el enriquecimiento con las prisiones y los prisioneros palestinos.

Nuestra última actividad en Ramallah fue conocer a Soraida Husein, miembro fundadora de la organización feminista palestina WATC (Women’s Affairs Tecnichal Committee).

“Ella fundó el Comité para los Asuntos de las Mujeres en 1992 y desde entonces se han dedicado a garantizar y visibilizar la presencia de la mujer palestina en los ámbitos políticos, sociales y públicos. Trabajan por el empoderamiento de la mujer y por reivindicar sus derechos en un contexto muy adverso, en una sociedad patriarcal que a su vez ha sufrido una involución a nivel sociológico como consecuencia de la ocupación militar”. video

Betlehem

Tras dormir en el centro de mujeres Nuur del  Aida Camp fuimos a visitar Lajee Center, una organización que trabajan con los refugiados de este campo.
foto-13-belen-brigaceit16 Salah, uno de los coordinadores de la asociación nos habló de como el ejército de Israel expulsa a la gente de su territorio y después de las contiendas no les permiten regresar a sus casas. Por eso en Aida Camp está el monumento a la llave, simbolizando las familias que la guardan esperando el día en que puedan regresar a sus casas. Salah nos explicó como el régimen de israelí trata de expulsar a los Palestinos, o utilizarlos de mano de obra barata para sus propios intereses, como la construcción de sus asentamientos. La mayoría de palestinos prefieren no trabajar en las colonias, y prefieren hacerlo en Palestina por menos sueldo. Cada vez la situación empeora y el precio de las tierras sube, y tienen que pedir permiso al gobierno israelí para construir sus casas, que raras veces sefoto-14-belen-brigaceit16 les concede.

Aida Camp es utilizado como entrenamiento militar. Con este cuadro, la asociación Lajee decide actuar, sobretodo en el campo de la educación, que está muy deteriorada. De esta forma acompañan a 1000 jóvenes en esos ámbitos de la educación que menos se toca en la escuela, como la cultura, las artes, el baile, etc.

Por último y muy importante, Salah hizo una crítica muy contundente hacia la Autoridad Palestina, y los acusa de ser cómplices del régimen de Israel, entre otras cosas de gastar el 47% de su presupuesto en seguridad. Por otro lado, crítica el papel del apoyo internacional sobre todo cufoto-17-belen-brigaceit16ando se realizan acciones “paternalistas”, y no junto con las personas palestinas. Sino dando lecciones de cómo y de qué manera deben de actuar y/o hacer.

También visitamos el CheckPoint 300, que está entre Jerusalén y Betlehem. Donde cada mañana cruzan miles de palestinos para ir a trabajar. Y donde los palestinos necesitan un permiso especial para cruzarlo e poder ir a trabajar a Jerusalén. En Palestina existen más de 500 puestos de control, que coartan y controlan la libertad de movimiento.foto-16-belen-brigaceit16

Y por último visitamos la organización BADIL (Centro de Documentación para los Derechos de Residencia y de los Refugiados). Esta organización considera la cuestión de los refugiados como prioritaria. Los refugiados palestinos constituyen la población refugiada mayor del mundo y uno de los casos irresueltos de éxodo masivo y desplazados. Aproximadamente 6 millones de palestinos, o unas tres cuartas partes de toda la población palestina, son desplazados.

Al Jalil

En nuestra llegada a Al-Jalil/Hebrón participamos en un emotivo acto en homenaje a nuestro amigo y compañero Hashem Azeed, asesinado por las fuerzas de ocupación Israelíes hace un año (21 de Octubre de 2015).  En el acto Unadikum pudo leer unas palabras para recordar a Hashem.foto-18-aljalil-brigaceit16

“Hace justo un año, el régimen sionista de Israel mató a nuestro amigo Hashem. Nacer, vivir y morir bajo la injusticia, delante de la mirada indiferente del mundo entero, no tiene que ser fácil. Ni siquiera sabemos si es posible o real tener tanta fortaleza.  Una vida entera dedicada a luchar por la libertad y la justicia. Una vida bajo la ocupación, la represión, la segregación, la violencia y la muerte. Y la espantosa voluntad de vivir y reír que desprende la gente en Palestina. Hashem conseguiste cambiar el terror por la resistencia, la creación, la fortaleza, la serenidad, el afecto, la vida… Y además sonreír.

Desde Unadikum seguimos tus pasos de resistencia no-violencia, continuaremos siempre recordandote y apoyando a tu familia. Y suscribimos tus últimas palabras: Nosotros somos fuertes, y seremos libres… “foto-19-aljalil-brigaceit16

Continuando con nuestra tarea, nuestra brigada visitó Susiya para colaborar con la recolecta de la aceituna. Susiya es una aldea palestina en peligro de extinción, situada al sur de Hebrón, en Cisjordania. Sus tierras son constantemente expropiadas y cada vez se estrechan más sus dimensiones. En los años 80, el régimen Israelí convirtió parte de sus tierras en “un parque arqueológico”, y estableció el primer asentamiento judío de la zona, donde las colonias se han ido multiplicando.

“Las primeras pruebas escritas de la existencia de Susiya datan de 1830. En 1986, en la aldea original, integrada por cuevas y cabañas, vivían 1.500 palestinos dedicados a la agricultura y la ganadería. Ahora, el pueblo está hecho de un puñado de tiendas y estructuras precarias, con cisternas para el agua, una pequeña escuela y un dispensario. No tienen agua corriente ni electricidad porque Israel les niega el suministro. Mientras, las colonias judías, a tan solo unos metros, gozan de instalaciones modernas y agua en abundancia.”

foto-20-aljalil-brigaceit16En Susiya tuvimos una recogida tranquila, conocimos sobre su historia y sobre su situación actual y la persecución y limpieza étnica al que el régimen israelí los tiene sometidos. Como nos pasó en algunas aldeas, aunque afortunadamente sin altercados, pudimos ver como los colonos merodeaban por los alrededores, nerviosos, controlando que estaba pasando.

Al-Jhalil es la ciudad más grande de Cisjordania, tiene cerca de 160.000 habitantes, y es la única de Cisjordania que tiene asentamientos dentro de la propia ciudad.

Se divide en las zonas H1 y H2. H1 está bajo control de la Autoridad Palestina y vive el 80% de la población. H2 está bajo control militar israelí, viven cerca de 75.000 palestinos y se encuentra el asentamiento “Tel Rumeida” donde viven cerca de 400 colonos israelíes, protegidos por más de 4.000 soldados (10 soldados por colono).foto-21-aljalil-brigaceit16

En esta zona sólo se puede entrar con un documento  que acredite a los residentes, ya que es una zona de peligro extremo, y/o con pasaporte internacional.

En Tel Rumeida (dentro de H2), Hebrón, estuvimos con Imad Abushamsiya, vecino del barrio. Él grabó en cámara la ejecución del joven Abdulfatah Al Sharif (video) en marzo de este año junto a su casa. Previamente su amigo Ramzi ya había sido asesinado. El vídeo fue divulgado por muchos medios internacionales (incluso TV España) pero el asesinato quedó impune como tantos crímenes israelíes.

foto-22-aljalil-brigaceit16Imad pertenece al colectivo Human Rights Defenders, formado por habitantes de Hebron que graban los abusos y crímenes israelíes. A este colectivo pertenece también Badee Dwaik. Sus cámaras son su arma no violenta por lo que son objetivo de los israelíes. Son amenazados y castigados duramente por resistir en su barrio pero además por este trabajo de denuncia, por lo que necesitan todo nuestro apoyo, político, moral y económico.

También allí estuvimos con la familia de Nisreen que nos explicó y mostró cómo es vivir bajo la ocupación y pegada a una colonia. Así es que los últimos días de la brigada cosechando aceitunas fueron muy intensos en Tel Rumeida. Los soldados (siervos) que protegen a los colonos, vinieron a detener la recogida de la aceituna después de la llamada de uno de ellos. En casa de Nisreen, aun teniendo permiso para recolectarlas, ya que Hashem Aszzeh lo consiguió en las cortes, quisieron perturbar la foto-23-aljalil-brigaceit16cosecha, después de casi una hora de discusión, al final conseguimos recoger las aceitunas. Otro día algunos compañeros de la brigada fueron apedreados por los colonos para disuadirlos de nuestra actividad colaborando en la recogida de la aceiutna.

Sobrecogedora fue la impotencia de no poder ni recoger las aceitunas de tu casa… Y la impunidad de los colonos y el poder que tienen. Y la resignación que los Palestino que viven en Tel Rumeida muestran, Nisreen nos dice contignuacmente “¿Has visto?” “Esto es lo que pasa diariamente” “Esta es nuestra vida”.

Con Hisham Sarabathi miembro de Hebron Defence Committee, conocimos la Old City de la ciudad de Hebron. Esta es una de las zonas más castigadas por la ocupación. En la foto-24-aljalil-brigaceit16zona, de varios miles de negocios, sólo quedan unos 500 que se resignan a cerrar, sobreviviendo a la violencia colona, las incursiones, la violencia y la degradación generada por la ocupación.

Shuhada Street es la calle del apartheid, situada en la ciudad antigua de Hebrón, lleva cerrada por el ejército israelí desde hace 18 años. Siendo la columna vertebral del centro de Hebrón, la calle Shuhada une el norte y el sur de la ciudad, y se extiende aproximadamente a lo largo de 1km. Al recorrerla se pasa por los principales mercados, la Ciudad Vieja, la Tumba de los Patriarcas y la Mezquita al-Ibrahimi, así como los asentamientos israelíes

Para despedirnos el Popular Struggle Coordination Committee nos invitó a un bonito acto de despedida en Al Wajala junto a un olivo milenario, segun dicen “el más antiguo de mundo”, de más de 5000 años, Al Badawi (El Grande) lo llaman. Es así que probablemente el árbol de olivo más anitguo del mundo se encuentra en la aldea de Al Walaja en el distrito de Belén.foto-25-aljalil-brigaceit16

Y no encontramos mejor despedida que esta, junto al Olivo. Que como sabemos, y ahora con mucha más intensidad, no es sólo fuente de trabajo y alimentación del pueblo palestino, sino que es un símbolo de conexión con la tierra. Es todo un símbolo de lucha, unión y resistencia en Palestina. Con la satisfacción de haber puesto nuestro granito de arena, facilitado en medida de lo posible la rapidez de la cosecha a algunas familias, y disminuido el riesgo a las posibles agresiones colonas o militares.

Desde el 1968 más de 800.000 olivos fueron quemados, talados o envenenados por los colonos o las fuerzas de ocupación militar israelíes. Casi la mitad de los cultivos, son olivos y más del 50% de la población participa en la cosecha de la aceituna. Pero infelizmente lo que antes era un motivo de fiesta entre las familias, que trabajaban juntas y celebraban la llegada de la temporada con comidas y cenas bajo los árboles, se ha convertido en los últimos tiempos en una aventura de alto riesgo. Y como cada año los colonos israelíes agreden, intimidan y cortan el paso a los palestinos que van a trabajar sus tierras, o roban sus cosechas.

Terminamos la brigada, cansados pero con mucha más fuerza de la empezamos, para continuar con la lucha por la liberación del pueblo palestino.

Unadikum Brigadas Aceituna 2016

 

foto-26-final-brigaceit16 foto-27-final-brigaceit16

foto5-nablus-brigaceit16

 

foto-28-final-brigaceit16

 

Comparte
  • Twitter
  • Facebook
  • email

Be the first to comment on "Cosechando Resistencia, sembrando Esperanza."

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*